Albóndigas estofadas

Ayer le pregunté a Juan si era hombre o mujer y me dijo: Mamá, soy pato cuack. Yo no pude hacer más que reír y pensar en lo maravillosa que es la niñez y ahora entiendo que soy pato también. De ahora en adelante pongo pato en la casilla de sexo de todos los formularios.

Así que hoy voy a hablar de niñas, de niños y de patos. Yo no tengo hijas así que no puedo comparar pero soy hija y tengo un hermano así que algo sé. Muero de pena cada vez que escucho que a la hijas una las tiene siempre pero a los hijos no. ¿Por qué se dice algo tan cruel? Mi hermano siempre ha sido el cariñoso y su relación con mamá es igual de bonita y cercana que la que tengo yo.

Es normal que las mujeres soñemos con tener niñas pero los motivos no deben ser ponerles vestidos y lazos sino criar a grandes guerreras que serán madres o no, que decidirán por ellas mismas y, lo más importante, que se ayudarán entre ellas siempre si la sociedad no las trata bien. Pero también debemos soñar con tener niños que no vean diferencias entre ser hombre o mujer, niños que se sientan patos y que entiendan que el resto de niños también lo son sin importar el sexo. Ese sueño es nuestra obligación.

No sé si algún día tendré una niña, a lo mejor sí y a lo mejor no. Lo que sí sé es que cada vez que alguien defina mi relación con mis hijos en función al genero le diré CUACK. Y punto. 

No, hoy no voy a hacer pato. Hubiese molado ¿no?

Receta number seven
  

Ingredientes para 4 personas:

– 1 cebolla en cubitos

– 1/2 pimiento verde en cubitos

– 3 dientes de ajo picaditos

– 2 zanahorias en cubitos

– 6 tomates en cubos

– 4 patatas en trozos

– 500 ml de caldo o agua

– 300 gramos de carne picada

– perejil

– sal

– pimienta

– aceite de oliva

Preparación:

1. Calentar un chorro de aceite en una olla a fuego medio-alto.

2. Hacer un sofrito con la cebolla, el pimiento, los ajos y las zanahorias. 

3. Añadir los tomates una vez que la cebolla esté transparente. Esperar que se deshagan e incorporar las patatas, el caldo o agua. Dejar que suelte el hervor, bajar a fuego medio, salpimentar, tapar y dejar que se hagan las patatas.

4. Mientras tanto sazonar la carne y hacer bolitas. No hace falta que sean perfectas.

5. Destapar y incorporar las albóndigas una vez que las patatas estén tiernas. Tapar otra vez y dejar cocer unos 15 minutos. 

6. Retirar del fuego y servir con perejil. Nosotros los acompañamos con arroz con choclo (el choclo es el maíz que tenemos en sudamérica y se puede encontrar congelado en tiendas de productos latinos). 

  
   
 

Toma de contacto
     
Hulk comiendo tan contento
 

Anuncios

Un comentario sobre “Albóndigas estofadas

  1. Que bonita historia la de Juan el pato, me encantó, los niños son riquines…lo que dices es cierto, es triste oír esa frase, yo también creo que depende personas y no de sexo, y que algunas personas se obsesionen con lo de tiene que ser niña!!! OMG no lo puedo entender y pareciera que es por tema ropa, que idiotez más grande, yo tengo los dos y he de decir que son super diferentes y que me encanta comprar ropa de chico y chica y que mi gordo es muuucho más cariñoso que me terremoto, pero los amo igual 😄😄😄
    Hablando de la receta, nunca se me habría ocurrido hacer así las albóndigas, pero ya te digo que las voy a probar 😋😋😋 se me acumulannnn las recetas Dios miooo
    Besos mil

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s