Quesadillas de feta, espinacas, pollo y aguacate

Aquí voy en el bus con un mareo de tanto meneo y con las canciones de The Sound of Music que me recuerdan una barbaridad a mi mamá y a mi abuela. Sin duda son la banda sonora de mi familia Pestana y seguro que de muchas familias más.  A mi amigo Gonzalo le pasa igual con la suya y se juntan los primos para ver el músical o visitar la casa von Trapp. Son muy cracks.

En Latinoamérica se llama La novicia rebelde, somos así de culebroneros porque sí, la pobre María novicia sí que fue, aunque seguro por obligación, y rebelde rebelde yo no la llamaría. Está claro que la rebelde de la peli es la baronesa con esos vestidos de una manga y ese rubio platino. De chica la odiaba pero los años me han hecho entenderla y la verdad es que el capitán un poco golferas sí que fue. Al final eligió a la dulce y virginal de esposa y mandó a la bomba rubia de vuelta a su casa. Bueno, también es cierto que mucho cariño no le tenía a los siete niños pero si nos ponemos pesados el capitán tampoco y por lo menos hasta la mitad de la película. La pobre María se tuvo que inflar a coser y cantar para ablandarle el corazón.

La receta de hoy no es muy de Salzburgo, más bien es una fusión con base mexicana. Aunque siendo francos, lo único mexicano que tiene son las tortillas. Esta receta es como la vida que tiene un poco de todo sin ser de nadie. Con ustedes: la quesadilla rebelde (culebronera en honor a mis raíces panchas).

Receta number thirty-two

 

Ingredientes para 4 personas:

– 8 tortillas

– 200 gr de queso feta desmenuzado con las manos

– un puñado de espinacas frescas bien limpias y cortadas

– 1 aguacate maduro en rodajas finas

– 1 filete de pollo ya hecho (cocido, al horno, a la plancha, your choice) y cortadito

– sal

– pimienta negra recién molida

Preparación:

1. Esto no tiene mucho misterio, sólo hay que rellenar. Colocar los ingredientes ocupando la mitad de la tortilla y doblamos.

2. Calentar una sartén o la plancha a fuego medio-alto. Colocar las quesadillas en el fuego y esperar a que el queso se funda y la tortilla se tueste. Ya están.

En casa las cenamos, las desayunamos, las merendamos y vamos cambiando los ingredientes. Las quesadillas siempre son un exitazo y una gran oportunidad para usarlas como contenedor para otros ingredientes que les gusten menos. Se me ocurren unas de provolone con brócoli o de mozzarella con tomate y albahaca. Son como la pizza: en ellas todo cuela.

Besos mil.

Anuncios

Un comentario sobre “Quesadillas de feta, espinacas, pollo y aguacate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s