Ajiaco de papas

Hoy quiero hablarles de mi mamá, mi heroína. Mi mamá se llama Luz María y tiene un tercer nombre: Giannina, por su abuela materna, la italiana cocinera de la que he hablado alguna vez. Desde que nació Juan ya no la llamamos Luzma sino Uma.

Uma estudió diseño gráfico cuando las cosas se hacían con pinceles, cuchillas y papel. De muy joven fue azafata de vuelo pero rápidamente se dio cuenta de que no era la suyo. Se casó con 21 años y con 22 nacimos mi hermano y yo, los mellizos. Cuando éramos chicos siguió estudiando diseño y fotografía. Como yo la veía pintando cuando me preguntaban qué era mi mamá se me inflaba el pecho y decía que pintora. Yo dibujaba al lado de su tablero en mi mini pupitre. La de pinceles, estilógrafos y pinturas que le destrocé pero ella nunca dejó de compartir sus cosas conmigo y así hasta hoy.

Mi mamá hacía freelancismos, recuerdo cuando diseñó los paquetes de una marca de la cual la imagen era un conejito. Las cajitas las hizo con sus manos cuando tenía que presentar la idea. Creo que también las destrocé.

Mi mamá no trabajó en una oficina hasta que tuvimos siete u ocho años pero como ese primer trabajo era en un negocio familiar muchas veces íbamos con ella y con nosotros venía nuestra primera mascota Valentina. Valentina era un cocker chusco que le metieron por la ventana del coche cerca del ‘Zanjón’ en Lima y a ella le dio tanta pena que la compró y la trajo a casa. Cómo sería el agradecimiento de la perrita que tenía tanta adoración por Uma que cuando tuvo cachorros sólo dejaba que ella los toque.

Desde ese primer trabajo, que fue en téxtiles y moda, su carrera se disparó. Nunca más dejó de trabajar. La verdad es que desde entonces siempre ha trabajado mucho pero siempre ha encontrado el tiempo para su familia.

Yo no sé si soy objetiva hablando de mi mamá, seguro que no pero no puedo evitarlo y quiero que sepa todo lo que siento por ella todos los días de su vida.

Mi mamá es la persona más talentosa, creativa, divertida y especial que conozco. Cuando éramos chicos se inventaba los juegos más divertidos, siempre ha estado con nosotros en los momentos más importantes y en los que no eran importantes también porque siempre estaba. Nos ha dado lo que necesitábamos y lo que importa de verdad y somos lo que somos gracias a ella.

La hemos visto pasar por momentos difíciles. La muerte de mi abuelo fue el más duro. Mi abuelo tenía 59 años, mi mamá 32 y yo 9. Probablemente el momento más difícil de su vida y  tengo grabadas sus lágrimas y esa sensación de no poder darle lo que ella quería en ese momento. Y con el tiempo he aprendido que hay vacíos que nunca se llenan pero que se pueden crear otros espacios porque sobrellevar una pena es más fácil cuando te quieren y te hacen feliz. A los 9 años entendí que mi manera de ayudar a mi mamá con esa pérdida era siendo la mejor hija. No siempre lo he cumplido, la edad del pavo pasa, pero espero haberlo hecho bien el resto del tiempo. Mami, nadie es perfecto.

Y mientras escribo todo esto en mi asiento de autobús no puedo más que emocionarme porque la vida me premió con la mejor mamá posible, porque no hay situación a la que me enfrente en la que no la tenga a mi lado y porque gracias a ella nunca me he sentido sola y desprotegida.

Uma, quiero ser como tú. Quiero que cuando Juan sea grande sienta lo que siento yo por ti. Gracias por quererme incondicionalmente, por ser un ejempo, por luchar siempre con valentía, por pasarme el gen creativo y educarme en esa casa divertida en donde siempre pudimos ser nosotros mismos, gracias por enseñarme a cocinar, a respetar a los demás, a quererme mucho, a ser buena hermana, buena hija y lo importante de verdad. Gracias porque es por ti que soy el tipo de madre que soy porque aunque esté despeinado y no vaya vestido como Prince George, Juan es un niño feliz. Y gracias, sobre todo, por ser la mejor abuela del mundo, por querer a tu nieto incluso más que a tus hijos. Mami, cómo me duele la distancia pero tú haces que me olvide de ella y sé que algún día viviremos otra vez juntas.

Feliz día a todas las mamás y sobre todo a la mía. ❤️

Esta receta es sencilla, vegana y peruana. La receta original lleva queso y leche (está para morirse) pero esta vez decidí no usarlos. Varios países latinoaméricanos tienen su ajiaco, el más conocido es el colombiano y se trata de una sopa sabrosa. Hoy voy a hacer el ajiaco peruano que no es una sopa sino un guiso.

Está claro que tiene que llevar ají porque por algo se llama ajiaco así que lo mejor es que un día te acerques a una tienda de productos latinos (todos los barrios tienen una o dos) y compres pasta de ají amarillo. En Perú venden la pasta sin picante pero no estoy muy segura si en España tengan tanta variedad. Pregunta y si tienen, elige la versión sin picante si sólo hay versión picante usa menos cantidad en la receta. Si no encontraras ají, no pasa nada, puedes hacer la receta igual aunque mejor a ese plato lo llamamos: guiso de patatas estilo ajiaco 😂. Va a estar rico igual.

Receta number forty-four


Ingredientes para 4 personas:

– aceite de oliva

– 1 cebolla finamente picado

– 1 diente de ajo finamente picado

– 2 cucharadas de ají amarillo molido sin picante o 1/2 cucharada de ají amarillo molido normal

– 1 cucharadita de pimentón

– 1 kg de patatas sin piel y en cubos

-750 ml de caldo de verduras

– 3 cucharadas de perejil picado

– Sal
Preparación:

1. Calentar el aceite en una olla y sofreír la cebolla a fuego medio alto.

2. Agregar el ajo, el ají, el pimentón y la sal cuando la cebolla esté transparente. Dejar cocer 2 minutos.


3. Incorporar el caldo y las patatas, esperar que hierva, tapar, reducir el fuego a medio-bajo y dejar cocer 20 minutos.

4. Añadir el perejil picado.


 

Anuncios

5 comentarios sobre “Ajiaco de papas

  1. Joooo te haz pasado!! Me has hecho llorar, lo que son las madres para una verdad?? LO MEJOR DEL MUNDO. Te admiro por estar lejos de tu mamá y aún así hablar de forma positiva
    Besotes para las dos
    Elisa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s