Frijoles a lo pobre

Ayer fuimos a clase de música y Juan se metió la timidez en el bolsillo. Nada más entrar por la puerta saludó al dueño de la academia y le dijo: hola, soy Juan. Ya en clase miró a la profesora y le dijo: Yo soy Juan y mi papá se llama Borja. 😂 La profesora no podía parar de reírse porque lo repitió cincuenta veces. De hecho la canción del día fue “Mi papá se llama Borja”.

Es tan bonito ir descubriendo su personalidad y Juan tiene esa mezcla rara entre ser tímido y un cascabel. Eso sumado a la locura de los casi tres años, claro.

En fin, que las clases de música fueron genial y no porque se vayan a convertir en Mozart sino porque es un espacio para desarrollar la creatividad, el sentido del ritmo y divertirse, que es lo más importante.

El peruano no es tímido comiendo y esta receta lo demuestra. Cuando comas en un peruano y leas “a lo pobre” al lado de algo, pídelo. Tacu tacu a lo pobre, pídelo. Apanado a lo pobre, pídelo. Frijoles a lo pobre, pídelos. El orígen del término “a lo pobre” no está claro. Al parecer los primeros en usarlo fueron los chilenos pero no se sabe si es un derivado loco del “boeuf au poivre” francés (amigos, los latinoamericanos hemos hecho cocina fusión desde el año de la pera) o si el “a lo pobre” viene porque tanto frito en un plato era más propio de las clases populares. Sea lo que sea, a alguien se le ocurrió y yo estoy muy agradecida.

Receta number forty-six


Ingredientes para 4 personas:

– aceite de oliva

– 500 gr de alubias negras remojadas toda la noche (pero valen pintas, rojas, blancas o las que quieras)

– 1/2 cebolla finamente picada

– 2 dientes de ajo finamente picados

– sal

– pimienta

– 1 hoja de laurel

– 2 plátanos (poco maduros)

– 4 huevos

– Arroz cocido (mejor de gran largo)

Preparación:

  1. Calentar un chorro de aceite de oliva en la olla a presión. Sofreír el ajo y la cebolla a fuego medio-alto hasta que estén transparentitos.  Entre 3 y 5 minutos.
  2. Añadir las alubias, remover y cubrir con agua.  Unos tres dedos por encima. Salpimentar, tapara y esperar que la olla haga su magia. Yo lo que hago es esperar que suene el pito, bajo el fuego y dejo cocer unos 25 minutos.
  3. Cuando tengamos los frijoles listos, empezamos con la fritanga.  Pelamos los plátanos y los cortamos por la mitad y otra vez por la mitad pero a lo largo. Freímos a fuego medio-alto hasta que esté dorado por los dos lados. Freímos los huevos también aunque un huevo poché podría valer, por ahorrarnos la grasa.
  4. Servir los frijoles, con plátano, huevo y arroz blanco.

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Frijoles a lo pobre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s