Pasta con salsa de pimientos asados y queso de cabra

First of all, ayer fue el aniversario 35 de mis papás que se conocieron siendo dos larvitas, se casaron siendo dos cachorros, tuvieron hijos siendo infantes y hoy que son adultos y lo han vivido casi todo juntos siguen juntitos. Mi mamá ha conseguido que mi papá se convierta en un maniático del orden y la limpieza y mi papá ha conseguido que mi mamá se tome una que otra copita de vino y algún chilcanito. Porque eso es una pareja, ceder y ceder. Mi prima Lara los llama Tatlum (como Brangelina) porque son 2 en 1, y es así, cada uno es uno pero juntos son la mejor versión de sí mismos.

Y hablando de ceder, voy a hablarles de algo muy importante usando un ejemplo que parece insignificante pero que al final define muchas cosas. Cuando era chica sufría cuando mi hermano mezclaba las plastilinas, yo quería verlas perfectas, cada una en su pomito pero eso era imposible porque para divertirse había que jugar con varios colores a la vez y hacer dinosaurios con diseños a lo batik, siempre iban a mezclarse. Juan es un MIXER, eso es así, y la verdad es que me alegro porque sé que no hay estrés, que para él no es una preocupación ver miles de bolas de plastilina color verde militar (por no decir color caca que es como terminan cuando se mezclan todas), él se divierta haciendo tartas y juntando con sus manos el amarillo flúor con el azul ultramar ¿y quién soy yo para quitarle eso?  Así que hoy 30 de mayo de 2016 les digo que mi hijo mezcla las plastilinas y no pienso hacer nada al respecto.
Admito que soy fan del tomate pero la pasta no siempre tiene que llevarlo y esto es importante porque comiendo variado educamos el paladar. Los niños que prueban cosas diferentes desarrollan curiosidad y gusto y por tanto serán grandes comedores. Si no es un éxito a la primera, inténtalo las veces que haga falta y no te rindas.

Receta number ya me perdí


Ingredientes:

– 1 pimiento rojo grande

– aceite de oliva extra virgen

-1 cebolla en cubitos

-1 diente de ajo finamente picado

-1 taza de nata

-100 gramos de queso de cabra del fresco, del que no tiene corteza.

-2/3 de taza de parmesano rallado

-220 gramos de pasta

-sal marina

-pimienta recién molida
Preparación:

1. Precalentar el horno a 250C. Colocar el pimiento en una fuente y hornear durante 30 minutos.

2. Saltear la cebolla y el ajo en una olla con aceite de oliva a fuego medio. Agregar la nata cuando estén tiernos y remover bien.

3. Añadir el queso de cabra, salpimentar y reducir el fuego al mínimo.

4. Pelar los pimientos, cortarlos en trozos e incorporarlos a la salsa junto con el parmesano.

5. Retirar del fuego una vez que todos los quesos estén bien derretidos. Triturar con una minipimer o en un procesador de alimentos.

6. Añadir la pasta cocida al dente y mezclar bien para que se impregne con la salsa.

7. Servir con un poco de queso parmesano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s