Helado de caramelo salado

Hace más de un mes dejé mi reloj para que le cambiaran la pila. Como soy un poco desastre no lo había recogido y ahora que lo tengo otra vez en la muñeca me he dado cuenta de que lo extrañaba un montón. Creo que podría vivir sin reloj pero no sin mi reloj, me lo regalaron mis papás cuando cumplí treinta y me gusta llevarlo siempre en la muñeca. A lo mejor no estoy todo el tiempo pendiente de la hora, pero mirar abajo y ver que lo tengo es lo que me gusta a mí.

Ya les contaba ayer que hemos montado una heladería en La Casa Blanca desde que Uma llegó con una heladera bajo el brazo. Como sé que en verano nos lo comeríamos todo congelado, voy a compartir las recetas por si alguien se anima a convertir su hogar en una gelateria. Importante decir que no es necesario tener una heladera aunque el aparatito facilita bastante el trabajo y agiliza el proceso.

Sólo voy a decir una cosa: la vida con helado es mejor.

Receta


Ingredientes:
Caramelo:
– 1/2 taza de azúcar
– 1 3/4 taza de nata (la de montar, mientras más grasa tenga más cremoso el helado)

Crema:
– 1/4 de taza de azúcar
– 3/4 de taza de leche fresca entera
– 1/2 cucharadita de sal marina
– 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
– 5 yemas

Preparación:
Caramelo:
1. Ponemos dos cucharadas de azúcar en una sartén a fuego medio. Cuando vemos que empieza a derretirse y a dorarse, añadiremos dos cucharadas más y así hasta que incorporemos todo el azúcar. Removemos ocasionalmente.
2. El caramelo debe tener un tono marrón oscuro y una temperatura de 190°C. Cuando conseguimos esto lo retiramos del fuego.
3. Añadimos la nata al caramelo y movemos con una cuchara de madera. En esto hay que tener cuidado porque burbujea bastante y si no lo hacemos con cuidado puede salpicar.
4. Regresamos la mezcla al fuego pero esta vez lo reducimos. Hay que remover hasta que los trozos de caramelo se disuelvan por completo.

Crema:
5. Colocamos las yemas en un bol con 1/4 de taza de azúcar y mezclamos bien con ayuda de una batidor de varillas.
6. Agregamos un poco de la mezcla de carmelo en el bol con las yemas y mezclamos bien. Repetimos el proceso una vez más.
7. Vertemos la mezcla en la sartén con el resto del caramelo y calentamos en el fuego sin dejar de remover con una cuchara de madera. Debemos conseguir una textura espesa como de natillas.
8. Colamos la crema y la colocamos en un envase, tapamos con papel film y dejamos enfriar por completo en el frigorífico (unas 8 horas) o dos horas en el congelador (esto fue lo que hice yo porque soy una loca y quería mi helado ya).

Helado:
Con heladera:
9. Hacer el helado según las instrucciones de tu máquina. En el accesorio de KitchenAid son entre 15 y 20 minutos en velocidad Stir.

Sin heladera:
9. Ponemos la mezcla en un bol que resista el congelador. Lo mejor es usar uno de metal porque así todo se enfría antes. Debemos congelar durante una hora, sacar y remover bien con batidor de varillas o eléctrico para eliminar toda la escarcha de hielo. Repetir el proceso cada 45 minutos hasta obtener una textura cremosa (serán unas 4 o 5 veces).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s