Suspiro a la limeña

Hoy voy a empezar con algo que va a sonar un poco gigante pero no lo es.  Resulta que durante una hora de mi vida fui hater y la verdad es que, ahora que lo entiendo, estoy profundamente arrepentida.  ¿Cómo fue todo?  Hace algunos años, después de ver un documental sobre la fauna marina y la malvada mano del hombre y The Cove me volví un poco loca.  Coincidencias de la vida, me encontré con una receta con atún rojo (en peligro de extinción) y comenté.  No fui exageradamente mala, puse algo como que era mejor hacer recetas con otros productos, pero ahora me doy cuenta de que la persona que escribía esa receta no tenía por qué pagar por mi enfado.

Ver lo que la gente tiene que aguantar en redes sociales o en sus blogs por tener seguidores me parece horrible.  La típica frase de: “si compartes tu vida y la haces pública pues te aguantas”. Pero ¿qué caca de frase es esa? ¿Qué es esto, Sálvame o qué? A ver, yo soy partidaria de decir la verdad pero si no te la piden no creo que decir cosas feas se considere sinceridad más bien creo que es ruin y de muy poca educación.  Si algo no te gusta de alguien pues le dejas de seguir y punto, sin sufrir.  Ese día en el que fui hater fui ruin y maleducada en lugar de callarme y no leer esa receta porque estaba claro que no era para mí.

Lo bueno es que está etapa duró en mi vida lo que un suspiro.  La receta de hoy es eso, un suspiro pero un suspiro de limeña, o sea mío.

La receta es de Uma,  mi mamá, la mujer con el mejor suspiro del mundo.  Es su receta típica y el postre que le pedimos siempre.  Cuando era chica, recuerdo perfectamente las tardes en Totoritas cuando la casa se llenaba de ese olor a almíbar con oporto.  También recuerdo perfectamente las cucharadas como palas de construcción que me metía en la boca cuando estaba listo.

Receta


Ingredientes:

– 1 3/4 taza de leche condensada
– 1 3/4 taza de leche evaporada
– 1 rama de canela
– 5 yemas
– 1 cucharadita de extracto de vainilla
– 1/4 de taza de oporto
– 3 claras
– 1 taza de azúcar
– Canela en polvo

Preparación:

1. Colocar la leche evaporada y la leche condensada en una olla con la canela en rama. Cocer a fuego medio removiendo con una cuchara de madera hasta que espese. Dejar enfriar un poco.

2. Una vez tibio hay que añadir las yemas pasándolas por un colador y el extracto de vainilla. Mezclar bien y colocar en el molde donde lo vamos a presentar. Puede ser una dulcera grande o en moldes o copas individuales. Mejor que sean transparentes porque lo bonito del suspiro es que se vean las capas.

3. Hacer un almíbar con el azúcar y el oporto.

4. Batir las claras a punto de nieve mientras vamos agregando el almíbar poco a poco (en hilo). Es como hacer un merengue italiano. Dejar batiendo hasta que enfríe.

5. Cubrir el manjarblanco de yemas con el merengue de oporto. Decorar con canela en polvo.

Anuncios

3 comentarios sobre “Suspiro a la limeña

  1. Que pinta!!la quiero probar😋😋
    Bueno lo importante es que te dieras cuenta y te has arrepentido, todos habremos sido hater alguna vez, la verdad que yo tampoco estoy de acuerdo con eso de si compartes te tengas que tragar cualquier cosa de la gente…
    Como está Hulk??😘😘😘

    Me gusta

  2. Pues qué quieres que te diga, si las redes sociales están para interactuar, no veo nada malo en dar unq opiniòn (desde el respeto). O sólo puedo interactuar con alguien para halagarla, y si no la única opciòn es dejar de seguir a esa persona? Las críticas puedes ser buenas, no lo olvides Luciana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s