Sopa de champiñones

Este texto lo escribí en la newsletter de ayer pero lo voy a compartir por aquí porque creo que es importante.

A veces dan ganas de apagarlo todo y salir corriendo sobre todo cuando uno se da cuenta de que hacer las cosas de la manera no correcta tiene recompensa. Las redes sociales son muy mmm… “aspiracionales”, esa es la palabra que se suele usar y a mí ya me empieza a tocar la moral. Sí, es cierto que todos queremos ver cosas bonitas, cosas que nos inspiren pero cuando no son de verdad no tiene mucho sentido. Me duele el corazón cada vez que veo fotos ajenas subidas por ahí, sin citar si quiera la fuente y llevando por bandera esa ignorancia que supone el “si está en internet es de todo el mundo”. Pues no, no es de todo el mundo.
Hace ya algunos meses, gracias a una chica que me avisó por Instagram, descubrí que varios de los vendedores de Aliexpress usaban varias fotos de niños para uno de sus productos. Esas fotos no eran suyas. Una de las fotos era mía y en ella aparecía Juan con un gorrito de conejito que yo no había comprado en Aliexpress sino en Alex&Alexa, que no era chino sino americano y de la marca Oeuf NYC, que no estaba hecho de material sintético sino de baby alpaca y que no costaba dos duros sino bastante más. Después de mandar miles de mensajes conseguí que la quitaran.
¿A qué voy con todo esto? Si estás leyendo este texto estarás de acuerdo conmigo de que usar una foto ajena está mal y vender un producto con una foto que no es de ese producto está mal también. Ahora mismo debes estar pensando que menuda cara tienen los de Aliexpress. Entonces ¿por qué seguimos mostrando una imagen irreal de nuestra vida con el objetivo de hacernos conocidos, de tener más seguidores o de vender un producto? ¿Por qué no nos aceptamos como somos y empezamos a ser de verdad? Porque, y esto lo digo bastante preocupada, el listón empieza a estar ya demasiado alto y el mundo perfecto y las vidas perfectas no existen y eso no basta sólo con decirlo o escribirlo, hay que mostrarlo. Ser de verdad, con nuestras virtudes y nuestros defectos pero de verdad porque es una responsabilidad. Y ser de verdad no es contar una cosa triste o enseñar la foto de un rasguño en la rodilla, ser de verdad es mucho más que eso. Hay que ser nosotros todo el tiempo por el bien de todos y por nuestra paz mental. Sin modas, sin inventar nada, con platos sin lavar en la cocina y pelos de loco de vez en cuando. Keeping it real.
Engañar no está bien y a mí me gustaría no estar sola en esta afirmación porque eso significa que educar a mi hijo en este pensamiento será mucho más fácil. 
Receta


Ingredientes:
– aceite de oliva
– 600 gr de champiñones
– 2 dientes de ajo
– 1 cebolla
– tomillo fresco
– sal
– pimienta negra recién molida
– 1 litro de caldo de verduras
– perejil picado
– 1 cucharada de mascarpone

Preparación:
1. Calentar el aceite de oliva en una olla y añadir los champiñones. Rehogar un minuto y agregar la cebolla, el ajo, el tomillo y salpimentar. Dejar rehogar bien uno 20 minutos.
2. Incorporar el caldo y dejar a fuego medio unos 15 minutos.
3. Retirar cuatro cucharadas de los champiñones de la sopa y reservar. Los usaremos para decorar. Triturar lo que queda en la cacerola.
4. Añadir el mascarpone, el perejil y verificar si necesita más sal o pimienta.
5. Servir en un bol con una cucharada de los champiñones que reservamos

Anuncios

Un comentario sobre “Sopa de champiñones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s