Pollo Tipakay

Tendría que haber dejado esta receta para los #martesforasteros pero el espíritu del chifa me ha poseído y no he podido.

Los chinos creativos han tomado las riendas de mi ser tanto tanto que me he vuelto loca y todopoderosa y me he cortado el pelo, yo sola. Sí, eso he hecho. Llevaba toda la semana pensando en hacerlo pero no me atrevía hasta que me atreví. La cara de Borja cuando me vio salir del baño despeluchada y con la coleta en la mano ha sido de campeonato, eran las diez de la noche.  Cuando ha superado el shock inicial me ha dicho: ¡pero si te he quedado bien! Tampoco es que me haya hecho un corte a capas, yo quería unos pelos de loca estilo chic sin esfuerzo, como las parisinas. No era tan difícil así que ha salido bien.

Aquí el resultado. No creo que pueda dedicarme a la peluquería (respeto mucho a ese gremio) pero a cortarme el pelo yo misma en plan DIY ¿por qué no? Me he sentido como cuando uso el taladro: nada es imposible. 

 

No me he puesto a llorar ni he tenido que llamar a un peluquero 24h.
 
  
Pues esa ha sido la historia de mi corte de pelo DIY y ahora hablemos de lo que importa: la receta de hoy.

El Pollo Tipakay es otro plato típico del chifa y uno de mis favoritos. Se trata de un pollito agridulce estilo oriental. En casa hemos tenido buenas experiencias porque a Juan le llaman la atención los sabores dulces y el arroz blanco al lado le da seguridad y eso siempre es bueno. 
Receta number seventeen

 Ingredientes para 4 personas:

-500 gramos de pechuga de pollo (sin hueso y sin piel)

-1 cucharada de semillas de sésamo

-3 huevos

-2 dientes de ajo finamente picados

-3 cucharadas de maicena

-6 cucharadas de azúcar 

– 3 cucharadas de vinagre

-2 cucharadas de salsa de soja

– 3 cucharadas de pasta de tamarindo (** si no la encuentras remplázala con zumo de lima o limón y luego espesa la salsa con un poquito de maicena)

– aceite

– sal

– cebollino, cebolleta o ajetes.

  

Preparación:
 
 1. Batir los huevos y añadir la maicena. Mezclar bien hasta que no tenga grumos.

2. Cortar el pollo en trozos de 3 cm y meterlo todo en la mezcla de huevo y maicena. 

 

3. Freír el pollo. Hay que colocarlos uno a uno y no en masa para que queden bien, como cuando haces croquetas. Yo usé una ollita así que me toco freír de cinco en cinco. Deben quedar doraditos.

 

4. Dorar los ajos.

 

5. Incorporar el sésamo, vinagre, azúcar, salsa se soja y tamarindo. La textura debe ser como la de la miel. 
  
  

 6. Cubrir el pollo con la salsa.

7. Terminar con cebollino, cebolleta o ajetes (parte blanca y verde). 

Servir con arroz blanco.

               

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s