Pasta al pesto con judías verdes y espinacas

¡Hoy es lunes y es lechuga! Así que hoy comparto receta sin carne, rica, fácil y con pasta.

Receta

Ingredientes:

⁃ 250 g de judías verdes (vainitas)

⁃ 1 manojo de albahaca

⁃ 50 g de almendras

⁃ 50 g de queso parmesano

⁃ 2 cucharadas aceite de oliva virgen extra

⁃ 1 limón

⁃ 1 diente de ajo

⁃ 300 g de pasta

⁃ 200 g de espinacas

Preparación:

1. Vamos a hacer un pesto práctico y rápido en el procesador. Trituramos la albahaca, las almendras, el parmesano, el zumo del limón, el ajo y el aceite de oliva. Si vemos que está muy espeso podemos añadir un poco de agua. Probamos y salpimentamos a gusto.

2. Cocemos la pasta y hacemos las judías verdes y las espinacas al vapor.

3. Mezclamos pasta, judías verdes, espinacas y pesto.

4. Servimos con más parmesano por encima.

Pitas de falafel

Receta

Ingredientes:
Falafel
– 1.5 tazas de garbanzos hidratados al menos durante 12 horas (no cocidos)
– 1/2 cebolla roja
– 1 puñado de cilantro fresco
– 1 puñado de perejil fresco
– 2 cucharadas de aceite de oliva
– 2 cucharadas de zumo de limón (si no tienes puedes usar vinagre de manzana)
– 1 taza de guisantes congelados
– 2 cucharaditas de semillas de cilantro
– 1.5 cucharaditas de comino
– 1 cucharadita de pimentón
– 4 dientes de ajo pelados
– sal

Cebolla encurtida
– 1/2 cebolla roja
– vinagre de manzan
– sal
– pimienta negra recién molida

Salsa de yogur
– 4 cucharadas de yogur griego natural
– zumo de 1/2 limón
– sal
– pimienta

Pitas
– 4 panes pita
– 1 aguacate en en cubos
– 200 gramos de queso feta
– hojas de cilantro fresco

Preparación:

Falafel
1. Colocar todos los ingredientes para el falafel en un procesador de alimentos y procesar hasta obtener una mezcla con textura, no queremos un puré perfecto sino queremos que haya trocitos (por eso es importante que los garbanzos estén solo hidratados y no cocidos).
2. Hacer bolitas con la mezcla, del tamaño de unas albóndigas.
3. Colocar en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado o silpat. Hornear a 250ºC durante 20 minutos.

Cebolla encurtida
1. Cortar la cebolla en juliana fina y colocar en un bol pequeño o bote.
2. Salpimentar y cubrir con el vinagre. Dejar reposar 30 minutos como mínimo.

Salsa de yogur
1. Colocar el yogur, el limón, la sal y la pimienta en un bol y mezclar bien.

Pitas

1. Calentar o tostar los panes pita.
2. Untar con la salsa de yogur. Yo además le puse ketchup de remolacha (lo preparo, lo conservo en un bote y siempre tenemos en casa).
3. Rellenar con falafel, aguacate, feta, cebolla encurtida y hojas de cilantro.

Ensalada griega

El sábado me tragué la gala de Eurovisión completa mientras mi familia me contaba por whatsapp todo lo que pasaba en la boda de mi prima Rafaela. La boda preciosa, por supuesto, qué pena no haber estado. La gala de Eurovisión, pues un poco lo mismo de siempre aunque muy fan de Netta y de Eleni Foureira, todo hay que decirlo, está claro que eran las mejores.

Eleni representaba a Chipre pero es griega. Su canción nos hizo mover a todos el esqueleto y con ese pelazo no puedo hacer otra cosa que dedicarle una receta. Así que hoy una ensalada griega en honor a “Fuego” y a los bailes de la Foureira.

Receta

Ingredientes:

– Aceite de oliva
– 1/2 limón
– vinagre
– orégano
– pimienta negra
– sal
– 4 buenos tomates
– 1 pepino
– 1 cebolla roja
– 10 aceitunas negras en mitades y sin hueso
– 200 gramos de queso feta

Preparación:
1. Cortar los tomates y el pepino en trozos grandes.
2. El corte de la cebolla es muy personal. Yo, por ejemplo, la corto según tenga el día. A veces en cubitos pequeñitos y otras vez a lo largo y muy finita.
3. Colocar tomates, pepino, cebolla en un bol y Aliñar con un buen chorro de aceite de oliva, limón, vinagre, orégano, pimienta negra y sal. Mezclar bien para que todo se impregne bien.
4. Decorar con las aceitunas y el queso feta desmenuzado con las manos.

Sushi de verduras

En el cole de Juan trabajan por proyectos y el del segundo trimestre fue Japón. Es maravilloso ver lo curiosos que son los niños, las ganas que tienen de aprender y cómo no tienen miedo a descubrir cosas nuevas si es que se las enseñamos con el lenguaje adecuado.

En el taller de cocina del proyecto prepararon makis y todos los niños los probaron. Es cierto que a unos les gustaron más y a otros menos pero lo importante es que ninguno se quedó sin probarlos. Y les pasará como a mí cuando me comí un maki por primera vez (yo tenía siete u ocho, estos enanos tienen cuatro) que tuve que correr a la cocina a escupirlo pero que comí encantadada en el segundo intento.

Receta para 24 makis

Ingredientes:

– 200 gr de arroz de sushi

– 1 chorrito de vinagre de arroz

– 6 espárragos cocidos (asados, al vapor o a la parrilla)

– 1 palta (aguacate) en tiras

– 1 pepino en tiras

– 1 zanahoria en tiras

– 2 algas nori

– salsa de soja

Preparación:

  1. Hacemos el arroz según las instrucciones del paquete, le añadimos el vinagre de arroz y dejamos enfriar.

2. Colocar una de las hojas de nori sobre la esterilla de sushi. Extender la mitad del arroz sobre ella dejando unos dos centímetros tanto al principio de la hoja como al final.

3. Acomodar las verduras y enrollar apretando bien pero sin destrozar (firme como cuando hacemos la cama para que quede bien estiradita pero no la fuerza bruta de cuando exprimimos limones.

4. Cortar los rollos con un buen cuchillo, colocar en un plato bonito y servir con salsa de soja.

Patatas con pesto, huevo y guisantes

Es curioso cómo algunos vemos como tedioso lo que a otros les parece la gloria. A mí me pasa con los bucles y aunque veo que triunfan (muchos tutoriales en youtube e Instagram lo corroboran) no los pillo.

Muchas personas odian cocinar pero a mí la cocina me salva todos los días. Me aleja de los problemas, me acerca a mi familia, me hace olvidar esa sensación de no sentirme valorada en el trabajo, pero sobre todo, me motiva y me hace recordar que soy buena haciendo muchas cosas y no necesito que nadie más lo sepa porque es algo para mí. Tener algo que te guste te salvará y a lo mejor no hay que llegar a nivel James Rhodes (él es maravilloso, su historia esperanzadora, pero felizmente no es necesario que todos la vivamos) pero sí que es cierto que te ayudará a recuperar la fuerza y a encontrarte que es lo más importante. Define aquello que te salva (puede ser la cocina o no), quiérete y disfruta de ti porque en ese momento eres the queen/king of the world.

La receta de hoy es de volver a los básicos pero con otros ojos.

** Actualización: Me han chivado que la receta original (aunque él la hace con piñones, patatas nuevas y menta que es un puntazo) es de Ottolenghi. Lo dejo por aquí por si alguien quiere investigar y probar con los piñones y la menta.

Receta

Ingredientes
– 8 huevos de codorniz cocidos en mitades (puedes usar huevos de gallina y cortarlos en cuartos)
– 1 kilo de patatas cocidas y con piel en trozos grandes
– 80 gramos de albahaca fresca
– 80 gramos de perejil fresco
– queso parmesano rallado
– 1 diente de ajo
– 150 ml de aceite de oliva virgen extra
– 40 gramos de nueces
– 200 gramos de guisantes cocidos
– 1 buen chorro de vinagre (puedes usar el que quieras: balsámico, de vino, jerez, manzana, etc)
– sal
– pimienta negra recién molida

Preparación:

1. Triturar albahaca, perejil, parmesano, ajo, nueces y aceite de oliva para hacer un pesto.

2. Colocar las patatas y los guisantes en un bol. Aliñar con el vinagre, el pesto y salpimentar.

3. Colocar los huevos por encima.